El simulador no es suficiente para mantener informados a los ciudadanos sobre su pensión